viernes, 29 de noviembre de 2013

Sumisión (¿mi misión?)

  No hace falta que nos veamos, para que mi mirada no te pese.
  Ni hace falta que hablemos, para que no te torturen mis expectativas.
  Me alcanzará saber que estás, en algún lugar, con alguien más. Me tendrá que alcanzar con que sepas que estoy.

  Pero flaco, me caés mal.

  Ah. Bueno. No, está bien. Todo bien. Che, ¿el 79 pasa por acá? ¿No sabés?


10 comentarios:

  1. Tu voz suena más hermosa que nunca en esta canción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de dos: o canto mejor cuando estoy triste, o las cosas suenan mejor cuando están lejos.

      Aunque sí, estoy muy orgulloso de esta grabación, aun con sus muchísimos defectos.

      Eliminar
  2. Increíble todo, ale querido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, hermano Anónimo. Se lo extrañó.

      Eliminar
  3. cuántos anónimos! yo doy la cara: excelente versión! se precisa una nueva entrega, sale Private Emotion de Ricky?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas, muchas gracias, no-anónima.

      Con vos, ya son dos personas que piden "Private emotion". Y dos personas en mi reducidísimo círculo social es mucho. Maldito sea el día en que compartí ese tema en facebook... Hoy zafo de grabarlo porque estoy afónico, pero lo pensaré. Y ahí sí, toco mi fondo y sólo puedo ir hacia arriba.

      Eliminar
  4. No se puede hacer música y que suene linda, además de escribir bien.
    Me da rabia, únicamente porque yo no puedo.

    Me alegra que te animes a compartirlo. ¿Te puedo pedir un tema? Bueno, quiero "mami tocame el pito", de Impulso, o en su defecto, Something.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Eso que decís al principio es todo por mí? Qué exagerado... Ojalá pudiera ser como Pedro Aznar. Voy a empezar por hacerme puto.

      Para Something tendrías que esperar a que alguna mina me dé algo de bola. Si la cantara ahora, estaría mintiendo.

      Eliminar
    2. Todos los cantantes mienten. Todos los artistas mienten. Todo el mundo miente.

      Eliminar
    3. Pero yo soy el que nunca miente.

      Bueno, no tan así. Digamos que soy el que menos miente, el que no sabe mentir, el que miente mal, el que no soporta haber mentido, el que no se perdona mentir, y que jamás perdona la mentira. Es más fácil decir que nunca miento, ¿viste?

      Eliminar